Por Martín Sobrino Gómez (El español que se habla en Yucatán y otras anécdotas)

Al igual que con el origen de su linaje, el significado del apellido Pech parece ser uno de los menos transparentes entre los patronímicos mayas de la Península de Yucatán. En general, suele decirse que este apellido significa ‘garrapata’; sin embargo, parece haber evidencia suficiente para descartar esa hipótesis. En primer lugar, pronunciado correctamente en maya, el apellido lleva una vocal breve [pech] en tanto que la palabra para ‘garrapata’ es con vocal larga y tono bajo [pèech]. En segundo lugar, una garrapata no parece ser el tipo de animal con el que se relacionaban los linajes, no parece tener características positivas que puedan ser análogas con las de un gobernante. Datos del maya yucateco colonial parecen comprobar esto pues encontramos que la palabra PECHKAB /pèech-k’ab’/tiene los significados de ‘hombre parapoco, perezoso, manos de garrapata’, como en la expresión pechil kabech /pèechil k’abech/ ‘eres perezoso (lit. ‘tienes/eres manos de garrapata’)’.

Como se dijo en notas anteriores, se ha propuesto que el origen de los Pech podría encontrarse en Tabasco, aunque hasta el momento no existe evidencia contundente para determinar que efectivamente los Pech provenían de esa zona. Si contemplamos esta hipótesis, que los Pech venían de una zona de habla cholana (probablemente de una variedad de chontal), es posible que las lenguas de la rama cholano-tzeltalana pudieran darnos una pista sobre el significado de este apellido. Antes de abordarlas, sólo debemos recordar que, dentro de la familia lingüística maya, el maya yucateco, el lacandón, el itzaj y el mopán pertenecen a la rama yucatecana, mientras que las lenguas chol, chontal, ch’orti’ y choltí forman el grupo cholano que, a su vez, junto con el tzeltal y el tzotzil (grupo tzeltalano) conforman la rama cholano-tzeltalana. Las lenguas de estas dos ramas se ubican en una zona de difusión lingüística por lo que hay mucho de su léxico que sólo se comparte entre ellas.

Cairina moschata sylvestris, especie originaria de América tropical (Fuente: Wikimedia Commons, agradecemos la orientación de la bióloga Sandra José Ramírez sobre las aves de Tabasco).

Empecemos con la lengua chol. El primer candidato a ser considerado es la palabra PECH, que en esa lengua significa ‘pato’. Este parece ser el significado específico y a partir de él se construyen otros significados en el que la palabra pech parece funcionar como genérico, así, por ejemplo, encontramos, xcanso pech ‘ganso’ y ja’al pech ‘garza’. Como vemos en el primer caso, aunque claramente se tiene un préstamo directo del español, aparentemente se usa la forma pech para indicar que se trata de un “tipo de pato”. En el segundo caso, la forma ja’al, que en este contexto significa ‘algo relativo al agua’ (ja’-al), en combinación con pech hace referencia a la garza, y literalmente este nombre dice ‘pato de agua’ Tomando en cuenta que también encontramos el nombre ja’al ts’i’ (lit. ‘perro de agua’) para la nutria, es probable que ja’al pech como nombre de la garza se trate de algún neologismo pues otro nombre que se encuentra en chol para la garza es jojmay. En resumen, la forma PECH en chol, como sustantivo, significa ‘pato’. En la lengua chontal parece haberse perdido la palabra para ‘pato’ pues ahora se dice patu’, un claro préstamo del español. También se encuentra en chontal PECH como ‘racimo’ y PECH como ‘abanico’, palabras que no parecen tener relación entre ellas (son solamente homónimos), ni con PECH ‘pato’ del chol. En el choltí no parece haberse registrado una palabra para ‘pato’, y en ch’orti’ tampoco se conserva una forma nativa pues se tiene el préstamo patux.

No obstante, en tzeltal, que como dijimos es más cercana a las lenguas cholanas que a las yucatecanas, sí se encuentra PECH como ‘pato’. Por su parte, en tzotzil encontramos PECH’ ‘pato’ con la /ch’/ glotalizada, lo que parece ser una innovación propia de este idioma. Por todo lo anterior, es posible postular una forma *pech ‘pato’ para la lengua antigua de la que se derivan las lenguas cholanas y las tzeltalanas.

Ahora bien, excepto por el cholti’ y el ch’orti’, encontramos en las lenguas de esta rama la forma PECH como una raíz verbal que significa ‘aplanar’, y de la cual pueden derivarse adjetivos y otros verbos con significados relacionados, por ejemplo, en chol encontramos el verbo pechten ‘aplanar’ de cuya raíz se deriva pechan ‘hacer tortillas’ y pechel ‘plano’. En chontal, del verbo pechtan ‘aplanar’ se deriva peche ‘aplanado’. Asimismo, en tzeltal encontramos el adjetivo pejchel ‘aplanado’ (formado con un infijo {-j-} en la raíz, además del sufijo -Vl) y el clasificador numeral −pejch que funciona para contar cosas planas. Se trae esta raíz verbal a colación porque es probable que el nombre del pato se derive de ella; así, en chol tenemos la referencia: pechel i ni’ jini pech ‘el pico del pato es plano’, lo que nos hace pensar que es posible que la forma del pico del pato (plano) sea la característica por la que se le relacionó con la raíz PECH. De hecho, esa raíz la encontramos en mopán (lengua más cercana al maya yucateco pero que tuvo mucho contacto con los cholanos), en esa lengua el nombre del pato es pechek ok que literalmente significa ‘pie plano’, es decir, en este caso la forma de los pies fue la característica por la que se le relacionó con la raíz PECH. Probablemente dicha asociación no se hizo en cada lengua por separado sino en algún estadio anterior a ellas.

En tzotzil encontramos igualmente una raíz verbal PECH, pero, a diferencia de las otras lenguas, no significa ‘aplanar’, como se aprecia en la siguiente definición: “mantener el objeto plano boca arriba en una o ambas manos, retener el recipiente (canasta, jícara, tazón) ancho boca arriba en una o ambas manos”. De esta raíz verbal se deriva el adjetivo pechel que significa ‘asentado’ o, en su defecto, ‘servida’ cuando se trata de comida. Otro término derivado de esta raíz es Jpechanej ve’elil (donde ve’elil es ‘comida’) y se refiere al “funcionario religioso /la mujer que ayuda a cada alférez y cada autoridad de las tradiciones al ofrecer la comida”. Como vemos, la raíz PECH en esta lengua tiene en su significado un carácter religioso y está ligado a la ofrenda de comida. Si bien esta palabra con este sentido no parece encontrarse en las otras lenguas de la rama (bien pudieron haberla perdido), esta raíz también es una posible candidata para ser relacionada con el apellido Pech.

REFERENCIAS

  • Arzápalo Marín, Ramón (Ed.) Calepino de Motul, Tomo III, Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, 1995
  • Aulie, H Wilbur & Aulie, Evelyn W. de. 1978. Diccionario chol de Tumbalá, Chipas, con variaciones dialectales de Tila y Sabanilla. México: Instituto Lingüístico de Verano / Secretaría de Educación Pública.
  • Boot, Eric. 2004. Vocabulary in the Ch’oltí’ language. Documento electrónico
    Haviland, John. 1981. Sk’op Sotz’lem. El tzotzil de San Lorenzo Zinacantán. México: Universidad Nacional Autónoma de México. Instituto de Investigaciones Filológicas. Centro de Estudios Mayas.
  • Hull, Kerry. 2005. An Abbreviated Dictionary of Ch’orti’ Maya. Fundación para el Avance de los Estudios Mesoamericanos. Recuperado en: http://www.famsi.org/reports/03031/03031.pdf
  • Hull, Kerry. 2006. Un diccionario de Ch’orti’ Maya, Guatemala. Fundación para el Avance de los Estudios Mesoamericanos. Recuperado en: http://www.famsi.org/reports/03031es/
  • Kaufman, Terrence. 1974. Idiomas de Mesoamérica. Guatemala: Editorial José de Pineda Ibarra / Ministerio de Educación.
  • Kaufman, Terrence. 2003. Diccionario etimológico maya preliminar. Fundación para el Avance de los Estudios Mesoamericanos. Recuperado en http://www.famsi.org/reports/01051/pmed.pdf
  • Knowles, Susan Marie. 1984. “A Descriptive Grammar of Chontal Maya (San Carlos Dialect)”. PhD dissertation, Tulane University.
  • Laughlin, Robert M. 2007. Mol cholobil k’op ta sotz’leb. El gran diccionario tzotzil de San Lorenzo Zinacantán. México: CIESAS / CONACULTA.
  • Slocum, Mariana C., Gerdel, Florencia L. & Cruz Aguilar, Manuel. 1999. Diccionario Tzeltal de Bachajón, Chiapas. México: Instituto Lingüístico de Verano.
  • Schumann Gálvez, Otto. 2012. Introducción al chontal de Tabasco. México: Universidad Nacional Autónoma de México. Instituto de Investigaciones Antropológicas.