El origen del olvidado Tercer Batallón de Milicia Activa de Yucatán

0 0
Read Time:1 Minute, 39 Second

Una de las primeras disposiciones de los gobernantes tras la independencia de México fue crear unidades militares que pudieran defender el territorio mexicano. Además de los batallones del ejército permanente, el 12 de septiembre de 1823 el Soberano Poder Legislativo decretó la formación de dieciséis batallones de infantería de milicia activa.

La milicia activa formaba parte del ejército nacional mexicano; una de sus principales características era que sus integrantes no se dedicaban a las armas de forma profesional sino que rotativamente tomaban los fusiles. Por ello frecuentemente su entrenamiento era deficiente, no portaban uniformes ni se encontraban armados de forma permanente.

Mapa donde se muestra la ubicación de los pueblos y villas que eran sede de las compañías del Tercer Batallón de Milicia Activa de Yucatán. Mapa de la tesis de licenciatura en historia de Armando Chi Estrella y Ermilo Cantón Sosa, “Los orígenes de la institución militar en el Yucatán independiente : la milicia activa en el partido de Tizimín (1823-1840)”, Merida, UADY, 1993.

En Yucatán fueron tres los batallones activos que se formaron a partir de 1823. El Tercer Batallón de Milicia Activa se instaló en la costa norte de Yucatán y tenía como sede Tizimín. Los dos restantes fueron reclutados en los alrededores de Campeche y Mérida, con los números Primero y Segundo respectivamente. El batallón se ubicaba en esa zona porque hay que recordar que México se encontraba en guerra contra España y la entonces Capitanía General de Cuba se encontraba próxima a la Península. La invasión de Isidro Barradas a las costas de Tamaulipas en 1829 solo provocó que la necesidad de contar con unidades de milicia en las costas mexicanas aumentara.

La gran mayoría de los integrantes de la milicia activa yucateca eran artesanos y jornaleros, quienes frecuentemente desertaban ante las noticias de ser enviados a combatir a otros lugares de la Península. En el caso del oriente de Yucatán una gran cantidad de milicianos con apellidos mayas servía en las unidades.

About Post Author

José A. Koyoc Kú

Historiador. Fundador de Maya K'ajlay. Miembro del Consejo Editorial de Revista Común
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Previous post Valladolid y ¿la primera chispa de la Revolución?

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *